10 de septiembre de 2006

ESTACA DE BARES II

Ayer, día 9 de septiembre, tuvo lugar la segunda salida programada para este año desde Viveiro, Lugo, para ver aves marinas. Me apunté con la intención de bimbar el Paíño de Wilson (Oceanites oceanicus), pero lo tendré que dejar para el año que viene... ¡perfecto, ya tengo una excusa para volver! (esto es lo que pensamos todos cuando se nos escapa una especie, pero en el fondo nos jode).
Salimos del puerto de Viveiro un poco más tarde de las 10 de la mañana. Éramos unos 30 participantes a las órdenes del "capitán" Xurxo Piñeiro. En total observamos 27 especies de pájaros, sumando a las marinas las especies que vimos en nuestro transcurrir por la ría: chorlitejo grande, ostreros, andarríos chicos, lavanderas blancas y boyeras... etc, pero centrémonos en las marinas.
Nada más salir de la bocana de la ría y mucho antes de tan siquiera empezar a tirar "chum" por la borda (un chum que llevaba 2 litros de un concentrado que yo personalmente había estado preparando días antes) aparecieron los primeros grupos de negrones comunes (Melanitta nigra) y los primeros ejemplares de Pardela cenicienta (Calonectris diomedea), Alcatraz atlántico (Morus bassanus) y alguna Pardela sombría (Puffinus griseus). A continuación los primeros págalos parásitos (Stercorarius parasiticus) y grupos de charranes comunes (Sterna hirundo).



Págalo parásito (Stercorarius parasiticus), Estaca de Bares, Galicia, sep.06. Foto: M.Rouco

Nos adentramos un poco más en la mar que estaba muy tolerante esta vez, a diferencia de la salida de agosto, para satisfacción de muchos de los participantes ya que esta vez no ha habido ninguna baja, o sea, ninguno aportó cantidades "extras" de chum.
Durante este trayecto se vieron los primeros págalos pomarinos (Stercorarius pomarinus) y págalos grandes (Stercorarius skua), así como las pardelas baleares (Puffinus mauretanicus). Hasta que al fin decidimos aminorar la marcha y empezar a echar chum. El espectáculo fue indescriptible. Un grupo enorme de gaviotas se lanzaban sobre el agua, siempre detrás de los charranes comunes a los que se le habían unido fumareles comunes (Chlidonias niger). Todos comían lo más rápido que podían. Hicieron su aparición los paíños europeos (Hydrobates pelagicus) en número considerable. Y los págalos de las tres especies que antes he descrito buscaban a los comensales con los buches más llenos. Mientras, los alcatraces observaban el revuelo. Disfrutamos de todo esto durante media hora larga, hasta que la cosa se calmó y decidimos adentrarnos un poco más en la mar aprovechando su benevolencia.
Fue en este instante cuando observamos a la primera de las 4 ó 5 gaviotas de Sabine (Larus sabini) que observaríamos más tarde. Además, decidió volar en paralelo al barco y seguirnos durante un rato, hasta que echamos más chum y por fín se acercó para poder observarla "a huevo".


Gaviota de Sabine (Larus sabini), Estaca de Bares, Galicia, sep.06. Foto: M.Rouco

Las especies más abundantes que observamos durante el día, a parte de gaviotas y alcatraces, fueron en cuanto a pardelas, la sombría y por parte de los págalos, el parásito. Nos hartamos a ver parásitos de todas las formas: jóvenes, subadultos, adultos claros y adultos oscuros. Toda una clase de ornitología en directo.
Pero aún faltaba lo mejor. Cuando habíamos decidido que estábamos en el lugar perfecto para volver a echar chum en abundancia volvimos a parar los motores del barco y nos pusimos en alerta. Mientras Xurxo lanzaba el chum, todos los charranes comunes que venían siguiendo el barco se lanzaban a por él. Luego los fumareles, a continuación las gaviotas sombrías y patiamarillas, hasta un gavión (Larus marinus) apareció en escena, luego 3 gaviotas de sabine más, pardelas sombrías y baleares, alcatraces, paíños europeos, págalos pomarinos, parásitos y grandes, todos juntos; también se unieron hasta 3 ejemplares de Charrán patinegro (Sterna sandvicensis) y alguien vió un par de charranes árticos (Sterna paradisaea). Pero fue una vez más esa voz ya familiar la que se alzó en medio de la multitud... ¡Raberoooooooooooooooooooo! Era Dani "Bimbo" el que había localizado un joven de Págalo rabero (Stercorarius longicaudus). Pero a penas fueron unos segundos de observación... y todo quedó ahí. Vimos unos lances tremendos de los parásitos persiguiendo charranes, sobre todo uno en el que el charrán trataba de escapar de su perseguidor ascendiendo en vertical, pero finalmente el págalo le lanzó varios ataques que hicieron que el pobre charrán común perdiera su tesoro en beneficio del, bien llamado, págalo parásito.
Pero ayer la suerte estaba de nuestro lado y al poco rato, mientras volvíamos y dejábamos atrás la algarabía, un segundo joven de rabero estaba posado sobre el agua a pocos metros del barco. Posado con 3 parásitos ¡para que pudiéramos ver las diferencias in situ mientras el maestro Dani nos las explicaba de viva voz! Todo un lujo. Os dejo tres fotos excepcionales del rabero. Una posado en el agua, otra levantando el vuelo junto a dos de los parásitos que tenía a su lado y una tercera en vuelo solitario.

PÁGALO RABERO (Stercorarios longicaudus), Estaca de Bares, Galicia, sep.06. Fotos: Miguel Rouco

Sobre el agua

Junto a dos págalos parásitos
En vuelo solitario

Dejábamos atrás el tremendo espectáculo que habíamos vivido, incluído el págalo rabero. Y volvíamos a puerto con un subidón tremendo. Durante la vuelta fuímos observando especies que llevábamos viendo durante todo el día, salvo un Chorlito gris (Pluvialis squatorola) en migración y varios ejemplares de Charrancito (Sterna albifrons).
Desembarcamos sobre las cuatro de la tarde y después de algunas despedidas, otros nos fuimos a tomar el tan ansiado refresco a un bar cercano (como no... otra vez soplando).
Vuelvo para casa sin tachar ninguna especie, pero ha sido la mejor experiencia que he tenido viendo marinas en mi vida.
Quiero agradecer a mi amigo Miguel Rouco el haberme cedido las fotos para ilustrar este relato. Dentro de unos días seguro que actualizará su web (cuyo enlace tenéis en la lista de links de este blog) y podréis ver el resto de especies tan magníficamente fotografiadas. ¡A ver cuando coño me compro un cámara reflex! que para estos menesteres el digiscoping todavía no está suficientemente desarrollado, ni creo que lo esté nunca.
Espero que lo de bimbar vuelva pronto, cosa que sucederá en mi viaje al sur, que inicio en 3 días.
Seguiré escribiendo.

1 comentario:

Gabi vuelvepiedras dijo...

Qué pasa Alfonsoo!

Genial tu descripción del viaje, y las fotos...pues qué decir d elas fotos..casi me caigo de la silla con las del rabero y la sabine...

Un placer haber compartido esas horas de intenso pajareo, y de haberte conocido por fin.

Un abrazo,
vuelvepiedras